Parte dos: Planes coordinados entre agencias

Sudán del Sur Regional

RRP
Población necesitada
4,2 millones
Población meta
4,2 millones
Requerimientos (US$)
1,2 mil millones
Países cubiertos
RDC, Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda
Refugiados y repatriados
2,4 millones
Comunidades de acogida
1,8 millones

Análisis del contexto, la crisis y las necesidades

Las condiciones no son todavía propicias para facilitar una repatriación voluntaria segura y digna a Sudán del Sur debido al conflicto armado en curso y a las violaciones de los derechos humanos. Ello a pesar de la firma del Acuerdo Revitalizado para la Resolución del Conflicto en la República del Sudán Del Sur (R-ARCSS) por las partes beligerantes en septiembre de 2018 y la formación del Gobierno de Transición de Unidad Nacional en febrero de 2020. Algunos refugiados del Sudán Del Sur han regresado espontáneamente a su país, pero continúa el desplazamiento forzoso en gran escala dentro del país, y se han registrado nuevas entradas de refugiados en todos los países de asilo en 2020.

Los socios del PRR en todos los países están trabajando con los gobiernos de acogida para promover la inclusión de los refugiados en los sistemas nacionales y asegurar su acceso a los servicios básicos junto con las comunidades de acogida. Sin embargo, siguen existiendo problemas considerables. La mayoría de los refugiados de Sudán del Sur de la región se encuentran en zonas relativamente remotas, subdesarrolladas y económicamente desatendidas. Las comunidades de acogida se encuentran a menudo en una situación socioeconómica precaria, afectada por la inseguridad alimentaria y la desnutrición. Pueden sufrir de un acceso limitado a los servicios sociales básicos y a la infraestructura económica, así como de escasas oportunidades de ganarse la vida. La presencia de refugiados podría agravar aún más su situación al aumentar la competencia por los limitados servicios sociales, las oportunidades de subsistencia y los recursos naturales. Es necesario abordar urgentemente estos problemas relacionados con el desarrollo para evitar tensiones entre los refugiados y las comunidades de acogida, que podrían repercutir negativamente en la protección y la seguridad de los refugiados. La pandemia de la COVID-19 y las graves inundaciones que se han producido en algunos países de la región han agravado la situación ya de por sí nefasta.

Los refugiados de Sudán del Sur se enfrentan a graves riesgos de protección, en particular la violencia sexual y de género, debido a las prácticas tradicionales perjudiciales, la pérdida de ingresos y de oportunidades de subsistencia, el cierre de escuelas, el hacinamiento en los albergues, la falta de suministro de energía doméstica y la reducción de la asistencia humanitaria. Los niños refugiados constituyen el 65% de la población y están expuestos a riesgos particulares. La situación de decenas de miles de niños no acompañados y separados es particularmente preocupante, ya que muchos sufren acoso, explotación, abandono y abuso. Un gran número de niños refugiados no asisten a la escuela debido a la pandemia y a que los altos niveles de pobreza obligan a algunos niños a trabajar más bien.

Como resultado, muchos niños están expuestos al trabajo infantil, al matrimonio precoz y a la movilidad continua, incluidos el contrabando y la trata. La identificación y evaluación eficaces y el apoyo específico a los niños en situación de riesgo siguen siendo limitados y se ven agravados por la falta de servicios especializados de protección de la infancia, en particular en las zonas remotas.

Situación prevista para 2021 y años posteriores

Los socios del PRR reforzarán los sistemas nacionales de protección de la infancia, incluida la inscripción de los nacimientos, darán prioridad a la reunificación familiar y a la ubicación en centros de atención alternativa, y mejorarán el acceso a la educación de calidad. Los socios del PRR también intensificarán la prevención y la respuesta a la violencia sexual y de género, darán prioridad al apoyo a las personas con necesidades específicas, consolidarán los mecanismos de protección de base comunitaria y ampliarán el apoyo psicosocial y de salud mental.

Los socios del PRR continuarán reforzando la respuesta y satisfaciendo las necesidades vitales de los refugiados de Sudán del Sur, al tiempo que refuerzan los mecanismos nacionales de protección y resistencia en los países de asilo. Es urgente crear mejores condiciones para promover la autosuficiencia de los refugiados en los países de asilo mediante el aumento de las oportunidades de subsistencia, la ampliación de la asistencia en efectivo y la inclusión socioeconómica de los refugiados, en particular en las esferas de la salud, la educación y el empleo. Es esencial aumentar la libertad de circulación y el acceso de los refugiados a los mercados, incluida la agricultura en pequeña escala, para hacer frente a la inseguridad alimentaria crónica debida a los repetidos recortes de las raciones. Los socios del Programa de Reforma de la Política Regional procurarán integrar la respuesta de los refugiados con los planes de desarrollo y los esfuerzos por promover el crecimiento socioeconómico.

Prioridades de la respuesta en 2021

En el plan de acción regional para Sudán del Sur para 2021 se esboza la estrategia de respuesta multiinstitucional y los requerimientos financieros de 94 socios, que apoyan a los gobiernos de acogida para que brinden protección y asistencia en los cinco principales países receptores de asilo. El plan actualizado, elaborado de conformidad con el Modelo de coordinación para los refugiados, adopta un enfoque amplio y orientado a la búsqueda de soluciones e incluye las repercusiones en las comunidades de acogida. En el plan de acción regional 2021 para Sudán del Sur se prevé un compromiso más firme con los socios para el desarrollo y la consolidación de la paz. En él se reconoce la necesidad de ir más allá de la asistencia de emergencia para fortalecer la capacidad de recuperación y la autosuficiencia de los refugiados de Sudán del Sur, y de apoyar a las comunidades de acogida para fortalecer una coexistencia pacífica.

La República Democrática del Congo, Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda han elaborado respuestas para los refugiados en consonancia con el GCR, articulando respuestas prioritarias de múltiples interesados. El establecimiento de la Plataforma de Apoyo de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), puesta en marcha en el Foro Mundial sobre los Refugiados en diciembre de 2019, junto con las promesas formuladas por Sudán del Sur y los cinco países del PRR, contribuirá a una estrategia integrada de protección y soluciones para los refugiados de Sudán del Sur.

El PRR facilitará la participación de los refugiados en las iniciativas de consolidación de la paz, promoviendo la cohesión social entre las comunidades de refugiados y de acogida y los esfuerzos de reconciliación nacional en Sudán del Sur. También se prevén intervenciones para promover la energía sostenible y prevenir o revertir la degradación ambiental vinculada a los sitios de refugiados. Continuarán las actividades de prevención y respuesta a la COVID-19, y a lo largo de 2021 se dará prioridad a las deficiencias críticas en el sector del agua, el saneamiento e higiene.

Más información

Notas

  1. Las cifras de personas necesitadas y personas destinatariasla asistencia incluyen a los refugiados, así como a los miembros afectados de las comunidades de acogida. Sin embargo, son provisionales y están sujetas a la planificación operativa en curso para 2021. Las necesidades financieras son preliminares y están pendientes de finalización y aprobación por los socios.