Ayuda en acción

Migrantes varados

Children smile at the camera

Las extraordinarias restricciones a la movilidad y los viajes durante 2020 han exacerbado las situaciones precarias y la vulnerabilidad de las poblaciones migrantes. Se calcula que en julio de 2020 había 2,75 millones de migrantes varados y que las restricciones a la movilidad relacionadas con la COVID-19 impedían los desplazamientos previstos. Muchos se enfrentan a la deportación a medida que expiran sus visados y permisos, así como a la falta de vivienda, la estigmatización y la detención en instalaciones superpobladas sin la atención médica adecuada ni instalaciones de autoaislamiento. 41 Las personas que se encuentran desamparadas también pueden ser más vulnerables a la explotación, incluida la trata de personas y, por desesperación, a aceptar un empleo en condiciones de mayor exposición a la COVID-19. Al 28 de septiembre de 2020, 218 países, territorios y zonas habían impuesto restricciones a la entrada, siendo las medidas médicas la limitación más común a la entrada, que representa el 54% de todas las restricciones posibles. Las deportaciones de migrantes varados e irregulares pueden abrumar los débiles sistemas de salud pública de los países receptores. Varios gobiernos han aplicado medidas encomiables para apoyar a los migrantes varados, entre ellas la prórroga de los visados generales, el acceso a los servicios médicos y la atención de las necesidades básicas, aunque los migrantes varados seguirán necesitando protección y otro tipo de asistencia hasta 2021.

OCHA/Charlotte Cans

Notas

  1. OIM, La COVID-19 y su impacto sobre los migrantes varados, 30 de septiembre de 2020; OIM, Resumen informativo COVID-19 y los migrantes varados, 2 de junio de 2020, pág. 1; OCHA, Plan de respuesta humanitaria mundial, actualización de julio de 2020.
  2. OIM, Resumen de las restricciones a la movilidad mundial, 28 de septiembre de 2020