La violencia basada en género (VBG): una visión general

Three woman listen attentively

La violencia basada en género (VBG) es un término general para cualquier acto perjudicial perpetrado contra la voluntad de una persona y que se basa en las diferencias de género socialmente atribuidas entre mujeres y hombres. El término abarca los actos que infligen daños o sufrimientos físicos, sexuales o mentales; las amenazas de tales actos; la coacción y otras privaciones de libertad. Estos actos pueden ocurrir en público o en privado. La violencia doméstica, la violación, la trata, el matrimonio precoz y forzado, el acoso sexual y la explotación y el abuso sexuales son algunos de los tipos de violencia de género comunes en las emergencias humanitarias. La violencia de género está profundamente arraigada en la desigualdad entre los géneros y en los roles y normas discriminatorias de los géneros. Durante las emergencias humanitarias, la dinámica de los géneros puede verse afectada y las desigualdades pueden empeorar, lo que aumenta aún más los riesgos de violencia de género para las mujeres y las niñas. Esto ocurre especialmente cuando la protección de la familia y la comunidad se han debilitado, lo que expone a las mujeres y las niñas a ataques cuando desempeñan funciones relacionadas con el género, como ir a buscar agua, alimentos y leña. También pueden ser blanco de los agentes armados que utilizan la violencia sexual como táctica de guerra, control y explotación.

Abordar todas las formas de violencia de género es una prioridad en los contextos humanitarios porque esos actos tienen consecuencias inmediatas para la salud y ponen en peligro la vida. Las mujeres y las niñas con discapacidad corren un riesgo aún mayor. Por lo tanto, es importante que los actores humanitarios aseguren que sus acciones e iniciativas prevengan y mitiguen la VG desde el comienzo de las emergencias.

  • Una de cada tres mujeres en todo el mundo sufrirá abusos físicos o sexuales durante su vida.
  • Una de cada cinco mujeres desplazadas internamente o refugiadas que viven en crisis humanitarias y conflictos armados ha experimentado violencia sexual.
OCHA/Alioune Ndiaye