Ayuda en acción

Afganistán: evaluación de las necesidades desde una perspectiva conjunta

Flood victims line up to receive a pre-package of food

La pandemia de la COVID-19 impulsó un compromiso acelerado entre los actores humanitarios y de desarrollo en 2020. El carácter transversal de la respuesta abrió el espacio para el primer análisis común de las necesidades humanitarias y de desarrollo de Afganistán. En el marco de este nuevo enfoque, el Equipo de Coordinación Inter-Cluster trabajó con los agentes de desarrollo para identificar a las personas que necesitaban una respuesta urgente de la red de seguridad social por parte del gobierno y los agentes de desarrollo. En esta respuesta se incluyó a 35 millones de personas (el 93% de la población) que viven con menos de 2 dólares al día. Esta superposición de necesidades humanitarias y de desarrollo fue utilizada por el Banco Mundial para diseñar su programa Dastarkhan-e-Milli con el gobierno. El programa entregará cientos de millones de dólares en asistencia social a las personas en situación de pobreza, asegurando que nadie se quede atrás. 

La planificación para 2021 ha brindado otra oportunidad de seguir fortaleciendo los vínculos con los agentes de desarrollo. En un análisis actualizado de las necesidades comunes se determinó que aproximadamente 30,5 millones de personas necesitaban algún tipo de asistencia social (IPC 2+ de inseguridad alimentaria, aproximadamente el 75% de la población). De ese grupo, 15,7 millones serán objeto de asistencia humanitaria en el marco del Programa de Acción Humanitaria 2021, mientras que el resto requerirá una asistencia más amplia de los agentes de desarrollo y del gobierno.

WFP/Massoud Hossaini