Parte dos: Planes coordinados entre agencias

Burundi Regional

RRP
Población necesitada
0,55 millones
Población meta
0,55 millones
Requerimientos (US$)
240,8 millones
Países cubiertos
RDC, Rwanda, Tanzania y Uganda
Refugiados y repatriados
313.000 personas
Comunidades de acogida
237.000 personas

Análisis del contexto, crisis y necesidades

A pesar del aumento de las tensiones en Burundi durante las elecciones de mayo de 2020, no se produjeron grandes desplazamientos forzosos dentro del país ni a través de las fronteras. El nuevo Gobierno de Burundi ha instado a los refugiados que han huido del país, incluidos los críticos del Gobierno y los activistas de derechos humanos, a que regresen a sus hogares. Desde agosto de 2020, se ha facilitado un número cada vez mayor de regresos voluntarios desde Tanzanía y Rwanda, así como desde la República Democrática del Congo. ACNUR seguirá facilitando la repatriación voluntaria de los refugiados de Burundi que expresen su deseo de regresar, pero sigue siendo fundamental brindar protección internacional a los refugiados que no deseen regresar en este momento y respetar plenamente su derecho de asilo.

La mayor parte de la población de refugiados sigue dependiendo de la asistencia humanitaria. Viven en campamentos densamente poblados con viviendas, servicios de salud e infraestructuras de agua, saneamiento e higiene inadecuados, a lo que se suman los recortes de las raciones de alimentos en varios países debido a la falta de financiamiento. La pandemia de la COVID-19 agravó aún más la situación.

Los refugiados burundianos se enfrentan a múltiples riesgos de protección, en particular la violencia sexual y de género, incluidas las relaciones sexuales de supervivencia y los matrimonios precoces, debido al acceso limitado a los medios de subsistencia, el cierre de escuelas, el hacinamiento en los albergues, la falta de suministro de energía en el hogar y la reducción de la asistencia humanitaria. Los niños refugiados constituyen más del 50% de la población de refugiados y están expuestos a riesgos particulares. La situación de los niños no acompañados y separados es particularmente preocupante, ya que muchos sufren de abandono. Los adolescentes han recurrido cada vez más a mecanismos negativos para hacer frente a la situación.

Situación prevista para 2021 y más allá

En el contexto de la respuesta a los refugiados, los socios del PRR seguirán dando prioridad al apoyo a los niños, las mujeres y las personas que viven con discapacidades o con otras necesidades específicas y consolidarán los mecanismos de protección de base comunitaria. Se ampliará el apoyo psicosocial y de salud mental.

Es urgente crear mejores condiciones para promover la autosuficiencia de los refugiados en los países de asilo. Ello puede hacerse mediante el aumento de las oportunidades de medios para ganarse la vida, la ampliación de las intervenciones basadas en el dinero en efectivo que promuevan la inclusión financiera de los refugiados y su contribución a la economía local, y una mayor inclusión socioeconómica de los refugiados (en particular en las esferas de la salud, la educación y el empleo). Los socios del PRR procurarán integrar la respuesta a los refugiados con los planes de desarrollo y los esfuerzos por promover el crecimiento socioeconómico ampliando las intervenciones en materia de medios de vida en los campamentos de refugiados, los distritos de acogida y las zonas urbanas, y asegurando la inclusión de los refugiados en los sistemas y servicios nacionales. Se reforzarán las alianzas con el sector privado a fin de mejorar las oportunidades de trabajo de los refugiados mediante actividades de promoción y de formulación de políticas.

La repatriación voluntaria prevista de unos 141.000 refugiados de Burundi en 2021, principalmente de Tanzanía (93.000) y Rwanda (40.000), requiere el fortalecimiento de los centros de asesoramiento, registro y salida, la renovación o construcción de instalaciones de tránsito y la contratación de personal adicional calificado para realizar los trámites previos a la salida y el apoyo logístico. Se deben organizar pruebas de detección de la COVID-19 para todos los refugiados que parten, lo que requiere una mayor adecuación de las instalaciones sanitarias y de agua y saneamiento.

Prioridades de la respuesta en 2021

En el documento 2021 Burundi RRP se esboza la estrategia de respuesta delineada por múltiples organismos y las necesidades financieras de 35 socios que prestan apoyo a los gobiernos de acogida. La estrategia ofrece protección y asistencia a los refugiados burundianos en los cuatro principales países de asilo, ayuda a los miembros afectados de las comunidades de acogida y apoya a los refugiados que regresan a Burundi. El plan actualizado elaborado de conformidad con el Modelo de Coordinación para los Refugiados adopta un enfoque amplio y orientado a la búsqueda de soluciones e incluye las repercusiones en las comunidades de acogida. En el plan de respuesta a la situación de Burundi de 2021 se prevé una mayor colaboración con los socios para el desarrollo y la consolidación de la paz a fin de mejorar los servicios y la infraestructura en las zonas de acogida y de retorno de los refugiados. Se está elaborando un Plan conjunto interinstitucional de retorno y reintegración de refugiados para 2021 a fin de mejorar la capacidad de asimilación y las oportunidades de reintegración en las zonas de retorno de Burundi, como complemento del PRR. Esto se hace a la luz del creciente número de regresos de refugiados a Burundi desde agosto de 2020, y del elevado número de repatriaciones voluntarias que se prevé para 2021.

La República Democrática del Congo, Rwanda y Uganda han desarrollado respuestas para los refugiados en consonancia con el Pacto Mundial sobre los Refugiados, concediendo el derecho de circulación a los refugiados, facilitando a éstos el acceso a los servicios sociales nacionales y apoyando el objetivo de la autosuficiencia. En 2021, los socios del PRR seguirán preservando el acceso al asilo y asegurando la recepción, la protección y la asistencia a los refugiados de Burundi, incluidos los recién llegados, con asistencia específica para las personas con necesidades concretas, utilizando un enfoque basado en la comunidad. Se registrará a los refugiados y se les expedirá documentación (tarjetas de identidad nacionales, registro de nacimientos y matrimonios). Además, los socios del PRR intensificarán las actividades para mejorar la coexistencia pacífica y la cohesión social entre las comunidades de acogida y los refugiados, incluso mediante la protección del medio ambiente. Las actividades de prevención y respuesta a la COVID-19 también continuarán a lo largo de 2021, y se dará prioridad a las deficiencias críticas en el sector del agua, saneamiento e higiene.

Más información

Notas

  1. Estas cifras de personas necesitadas y de personas destinatariasla asistencia incluyen a los refugiados y repatriados, así como a los miembros afectados de las comunidades de acogida; sin embargo, son provisionales y están sujetas a la planificación operativa en curso para 2021. Las necesidades financieras son preliminares y están pendientes de finalización y aprobación por los socios.